AUTOMATIZACIÓN DE AUDITORIOS

Con inversión de $200 millones reabren aula máxima de la Facultad de Medicina

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Bogotá D. C., Feb. 28 de 2014 – Agencia de Noticias UN– Con una capacidad para 140 personas fue reabierto el Auditorio José María Lombana Barreneche de la Facultad de Medicina. Se trata de una de las nuevas obras de infraestructura que entrega la U.N. en la Sede Bogotá.

Tras ocho años de permanecer cerrado, la decanatura de la Facultad –en cabeza de Raúl Sastre, cirujano plástico y docente de la U.N.– se propuso reabrir este espacio como una de las metas de la actual administración.

“La reapertura de este espacio es un ejemplo más del compromiso del actual Rector y del Vicerrector con las mejoras de infraestructura de la alma mater, con el propósito de ofrecerles a estudiantes, docentes y administrativos mejores espacios para el desarrollo óptimo de sus actividades”, dijo Sastre.

Las obras del Auditorio José María Lombana Barreneche tuvieron un costo de 200 millones de pesos. La inversión se ve reflejada, entre otros aspectos, en la nueva silletería, además de todas las más modernas herramientas en materia de audio y sonido. Desde allí también se podrán realizar teleconferencias.

Conocido anteriormente como el Auditorio 123, este rebautizado espacio fue construido hace alrededor de 60 años. De allí que docentes y directivas destacaran que con su reapertura se estaba cumpliendo con el cometido de recuperar la memoria del aula máxima de la Facultad.

Homenaje a un pionero

El nombre a través del cual será conocido a partir ahora el Auditorio Principal de la Facultad de Medicina corresponde al de uno de los personajes más importantes en la historia de la medicina en el país, considerado además el pionero de la medicina interna en Colombia.

José María Lombana Barreneche (1854-1928), fue un hombre de tradición académica que recibió el título de doctor en Medicina de la Universidad Nacional en 1874. Participó como médico en las guerras civiles del siglo XIX. En 1878 fue congresista y en 1918 se lanzó a la Presidencia de la República como candidato liberal.

Su trabajo en el ámbito médico se centró en temas como el arsénico en sífilis, la peste bubónica y la profilaxis de las fiebres tifoideas, entre otros.

La ceremonia de reapertura contó con la presencia del Vicerrector de la Sede Bogotá, profesor Diego Hernández; del Consejo Directivo de la Facultad; y de algunos miembros de la familia Lombana Barreneche, entre los cuales estaban dos de sus nietos, Inés Lombana y el médico Fernando Lombana Vásquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *